Mantenimiento básico para bicicleta

Mantenimiento básico para bicicleta

La bicicleta es el medio de transporte más cómodo, eficiente y sostenible, tanto para circular por la ciudad como para perderse por cualquier destino urbano o rural y conocer nuevos rincones. En Tenerife, por ejemplo, el turismo sobre dos ruedas cobra, cada vez, más protagonismo y un mayor número de adeptos se une a él. Sin embargo, para circular con seguridad y confort en bicicleta, es fundamental realizar regularmente un buen mantenimiento.

A la hora de realizar el mantenimiento básico de una bicicleta, es fundamental revisar y tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Humedad. La primera regla para llevar un buen mantenimiento es conservar la bici en lugar seco. La exposición a la humedad provoca la oxidación de las diferentes piezas y los engranajes, por lo que es recomendable mantenerla a cubierto o tapada con alguna tela, cuando no se esté usando. En caso de que se moje (debido, por ejemplo, a la lluvia), se debe proceder a secarla, cuanto antes.
  • Limpieza. Tras el uso (especialmente después de una ruta con barro), quedan restos de polvo, barro y suciedad en la bicicleta. Para eliminarlos, la mejor opción es utilizar un trapo húmedo. Se puede usar también agua (no a presión), pero debe secarse inmediatamente después y nunca debe mezclarse con jabón, ya que este acelera la corrosión de los elementos. El mantenimiento que se haga tras la ruta será esencial para que nuestra bicicleta se conserve en buen estado durante mucho más tiempo.
  • Lubricación. Una vez a la semana, los pedales y la cadena deben ser lubricados. Se ha de utilizar aceite especial para bicicletas, de cara a evitar el roce entre las partes. Utiliza grasa especial para cadenas según la época del año, existiendo grasa para climas secos y grasa para climas húmedos. En otras partes de la bicicleta como el eje de pedalier y el juego de dirección, es mejor llevarla a nuestro taller de confianza para que hagan el mantenimiento correspondiente.
  • Neumáticos. Al igual que en cualquier otro vehículo, las ruedas son la parte más importante de la bicicleta, ya que determinan su seguridad. Usando un medidor de presión, se debe revisar, periódicamente, el nivel de inflado de los neumáticos y mantenerlo siempre en la presión recomendada en el manual de instrucciones de cada marca.
  • Piezas y otros cambios. Además del mantenimiento básico que debe realizarse regularmente, cada cierto tiempo, piezas como la cadena, los piñones o los platos deben ser cambiados, ya que se desgastan, debido a su uso. Tanto para estos casos como para cualquier otra modificación o reparación que haya que llevar a cabo en el vehículo, lo más recomendable es acudir a profesionales que conozcan bien su estructura y funcionamiento.

Un mantenimiento adecuado de la bicicleta hará más confortable su uso, evitará averías de mayor importancia y alargará su vida útil.

Por | 2017-07-15T18:37:57+00:00 1 julio 2015|bicicleta, Bike4Walk @es, deportes|Comentarios desactivados en Mantenimiento básico para bicicleta