Cinco herramientas para tus rutas en bicicleta de montaña

Cinco herramientas para tus rutas en bicicleta de montaña

Hacer una ruta de montaña en bicicleta sin llevar ningún tipo de herramienta o repuesto es una temeridad. Si no se va preparado un simple pinchazo puede dejar a un ciclista aislado en medio de la nada, algo muy peligroso. Es mejor ahorrarse sustos, y para eso basta con pequeño kit de reparación. No cuesta nada cargarlo, se puede portar en la propia bicicleta con una bolsa de sillín.
  • Neumático de repuesto

La primera cosa que se debe llevar es un neumático de repuesto y parches. Las piedras o ramas pueden provocar un pinchazo, y también la llanta al trillar el neumático de forma brusca. Los pinchazos pequeños de la bicicleta de montaña se pueden arreglar con parches, que son fáciles de poner y efectivos. En cambio, cuando el roto sea demasiado grande habrá que cambiar el neumático, para lo que son imprescindibles unos desmontables.

  • Bomba de aire

Llevar un neumático y no cargar con una bomba de aire no es una decisión muy inteligente. No hace falta una grande, es suficiente con una de mano para volver a hinchar la rueda tras el pinchazo. Además, algunas bicicletas traen de fábrica soportes para colocarlas, así que no hay excusa que valga.

  • Kit de herramientas

Las bicicletas de montaña tienen muchas partes que requieren herramientas específicas para poder arreglarlas, así que para parecer un ciclista y no un obrero la mejor opción es hacerse con un kit de herramientas. No ocupan mucho espacio, y suele incluir llaves Allen, tronchacadenas, llaves fijas y otras herramientas. Son la navaja suiza de los ciclistas.

  • Abrazaderas o bridas

Las bridas tienen un sinfín de utilidades. Solucionan más de un infortunio doméstico, y lo mismo ocurre sobre la bicicleta. Con ellas se puede reparar un sinfín de cosas; en esto la imaginación es la mejor aliada. También sirven para colocar el sensor del cuenta kilómetros en horquillas demasiado anchas

  • Patilla del desviador del cambio

La china en el zapato de los ciclistas es la patilla del desviador del cambio. Un simple golpe o caída puede dañarla, aunque por suerte, es una pieza pequeña y económica. Si el cambio va mal, lo primero que hay que mirar es esto: hay que ponerse detrás de la bicicleta y comprobar que esté recta. Si no es así, es necesario repararla.

Con todo esto se podría hacer una ruta sin demasiadas preocupaciones. Sin embargo, si se monta en bicicleta de montaña varias veces por semana no está de más cargar con pastillas de freno, en caso de usar el sistema V-Brake, cable de frenos y del cambio y eslabones rápidos para la cadena, entre otras cosas. En función del terreno se llevarán unas u y otras, eso es lo que hay que tener en cuenta.

Por | 2015-08-18T14:00:23+00:00 18 agosto 2015|bicicleta, Bike4Walk @es, deportes|Comentarios desactivados en Cinco herramientas para tus rutas en bicicleta de montaña